June 07, 2017

Le Boda - Parte 16 - Oficialmente en la Etapa de las Pesadillas


Contar los días, semanas y meses para la boda me hace sentir como una mujer embarazada. De hecho, también me hace sentir como en el colegio o en la universidad. Incluso se parece a estar en Disney. Es más, me estoy dando cuenta que todo en esta vida es igual...

Quieres algo → trabajas/esperas por mucho tiempo → disfrutas del día más deseado→ se termina.

Ejemplos:
  • Quieres ser nutricionista → estudias por 5 años → llega tu anhelada graduación → etapa culminada
  • Quieres montarte en una montaña rusa en Disney → haces la cola por 30 minutos → gritas a todo pulmón a 100 km/h → se termina

Ahora bajémosle 2 a la filosofada…lo que realmente les quería contar hoy es que ya entramos oficialmente en la etapa de las pesadillas. Hace un par de semanas tuve pesadillas de boda DOS NOCHES SEGUIDAS. Incluso Victor, “Mr. Vivo en el Presente”, también ha tenido pesadillas bodísticas.

Una de mis pesadillas fue que otra amiga se comprometió y decidió hacer su boda el mismo día que nosotros. Pero mi amiga, tan amable, puso su boda en la mañana porque la nuestra empieza a las 2:30pm. Y yo, tan amable, fui a su boda...cuando de repente veo la hora y eran las 2:00pm y yo seguía en la ceremonia de mi amiga, muy lejos de estar lista para la mía. En la pesadilla tuve que decidir entre irme desarreglada a mi boda o llegar muy tarde. Me desperté sudando.

Todas las pesadillas de Victor han sido iguales: Raquel preparó unas palabras bellas y él no preparó nada. (Creo que Victor está viendo muchas películas).

Estando despierta también tengo pesadillas. El otro día me ahogué horrible tomando agua y cuando recuperé el aliento, le dije a Víctor: “¡casi me muero! ¿Te imaginas? ¡Hubiésemos tenido que cancelar la boda!”

La verdad es que dedicarle tanto tiempo y dinero a un día, da bastante ansiedad. No queda de otra que repetirme a mí misma que el tiempo de panificación ha sido divertido, el dinero vuelve (si trabajas), y que al final del día, lo que importa es que Víctor diga “I do!”.

No comments:

Post a Comment