November 08, 2016

Le Boda - Parte 7 - COMIDA!

(El día que nos comprometimos, llamé a mis papas por Facetime y les mandé esta foto. Les dije que buscaran las 5 diferencias, aunque la única diferencia que me interesaba que vieran era que en la foto de la derecha tengo un anillo :) )


Decidimos poner pura comida healthy y vegana en la boda.

Aaahh se asustaron no? jiji
Fuera de broma...la comida ha sido un gran dilema #dramaqueen
A pesar de que amo comer y cocinar (o sea, este blog empezó siendo de pura comida!), por alguna razón la comida de le boda no me tenía motivada. Probablemente por el costo y porque la verdad, yo rara vez me acuerdo de una boda por lo que comí. Nunca he ido a una boda (o evento, de hecho) donde la comida haya sido lo más delicioso del mundo. Y “lo más delicioso del mundo” es lo mínimo que me espero cuando veo los precios.
Otra cosa, si la boda dura, por ejemplo, 8 horas y comer toma como mucho 30 minutos, significa que 6.25% de la boda es comer. Me niego a gastar 5000$ en 6.25% de la boda. Simplemente no tiene sentido para nosotros que 5000$ desaparezcan en 30 minutos. Y no, 5000$ no es un monto exagerado, créanme que hemos buscado!
Otro problema que se le agregaba al tema de la comida es que yo soy pescetariana. Y además, tendremos algunos invitados vegetarianos (incluyendo uno de los invitados más importantes: mi papá!). Por eso era importante encontrar algo que se adaptara a todos los gustos y es muy difícil encontrar cosas BUENAS vegetarianas.
Mi sueño originalmente era tener un buffet de pizzas gourmet y ensaladas. Tuve que renunciar a mi sueño por diversas razones, incluyendo que para tener pizzas recién hechas para ~100 personas se necesitaría un horno industrial de más o menos 50 kilómetros cuadrados. No es que no existan hornos de 50 kilómetros cuadrados, es que se vería feo en le puente.
El siguiente plan fue hacer comida hecha en casa que fuese servida tipo buffet. En ese plan la idea era contratar gente solo para servir/recoger el buffet. El precio de esa opción era bastante bueno, además, nada más rico que la comida de mi mamá. Peeeero, aunque el precio era bajo, el costo era alto (miren que bien uso y distingo términos de contabilidad y finanzas). El costo implicaba estar metidos en la cocina toda la semana antes de la boda y no poder compartir con nuestra familia que viaja hasta Montreal. También implicaba buscar neveras por toda la ciudad para poder refrigerar la cantidad de comida que tendríamos que hacer. También se agregaba bastante estrés al día de la boda.
Yo estaba dispuesta a hacer todos esos sacrificios por ahorrar dinero, pero después de escuchar consejos, surgió la idea de buscar un catering de paellas. Buscamos mucho por internet (como siempre) y encontramos un sitio que se veía chévere. Un poco asustados, mandamos un email preguntando precios y opciones.
Y tan-ta-ra-ra! Los precios estaban súper bien. Decidimos tomar cita para probar los platos y salimos encantados. Me he dado cuenta que cuando un vendedor es SINCERO, se gana la delantera en mi lista de posibilidades. Nada me espanta más que un vendedor mentiroso o que te trate de vender hasta las pantaletas de su abuelita. Volviendo al punto: la comida estaba súper rica. No era lo más delicioso del mundo, pero estaba full rica. Para comer lo más delicioso del mundo hay que ir a Italia o a comer sushi en la Caracas del 2008.
La comida seguirá siendo parte de los gastos más fuertes de le boda, pero nos alegra saber que será rica, asequible y con opciones para todos. La que debe estar celebrando ahorita con champaña es mi mamá por el peso que le quitamos de encima. Pero no te emociones mucho darling, no te salvaste de hacer tu famosa marquesa, la cual también entra en la lista de las cosas más deliciosas del mundo.
NOTA IMPORTANTE: si eres un invitado de le boda y estás leyendo esto, no te emociones. Toda la marquesa que haga mi mama me la pienso robar y secuestrar.
NOTA PARA VICTOR: si estás leyendo esto y el día de la boda no me encuentras, búscame en TuSabesDonde*. Ahí estaré escondida comiéndome la marquesa.
*TuSabesDonde no sé dónde es todavía, pero lo buscaré.

4 comments:

  1. Demasiado cuchi la forma en la que le avisaste a tu mamá jajaja, sigue compartiendo tus aventuras pre-boda!

    ReplyDelete